jueves, 30 de junio de 2022

 

AL VIENTO MAESTRAL

*


*

Cambio

Versos

por

Silencios

en

Mares

Puertos

Jaimas

Mercados

Estanques

Templos

Jardines

Casas

Chozas

Palacios

Mediodías

Alfombras

Bazares

Copas

Sacos

Hogueras

Fuentes

Noches

Estrellas

Simas

Ánforas

Cocinas

Calles

Islas

Hospitales

Maletas

Olas

Tardes

Bosques

Andenes

********

 

Próxima edición 

Ed. La vocal de Lis, Barcelona, 2022.  


 Teresa Iturriaga Osa

Doctora en Traducción e Interpretación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Reside en Canarias desde 1985. Dedicada a la gestión cultural, periodismo, sociología, radio, poesía, ensayo, relato, traducción. Directora de proyectos interculturales Que suenen las olas (Canarias-Marruecos) y Alar de rosas (España-Honduras). Sus libros: Mi Playa de las Canteras, Juego astral, Revuelto de isleñas, Desvelos, Sobre el andén, Gata en tránsito, Campos Elíseos, En la ciudad sin puertas, DeLirium, El oro de Serendip (L’Or de Serendip edición francesa), Arden las zarzas, Palabra de Gourmet y Al viento maestral. Se incluye en varias antologías: Orillas Ajenas, Hilvanes, Fricciones, Ecos II, Doble o nada, París, Mujeres en la Historia I-II-III-IV, Casa de fieras, Madrid en los poetas canarios, Pilpil y mojo, En un lugar del Universo (IAC), Palabras descalzas, Sexo robótico 2120.


viernes, 24 de junio de 2022

 

Schiacciata all’ olio di oliva




Por abajo canta el río:

volante de cielo y hojas.

Con flores de calabaza,

la nueva luz se corona.

 (Lorca, Romancero gitano)

 

Amanezco en Pisa, imposible conciliar el sueño estos días de Scirocco en la Toscana. Mi cuerpo no descansa, no deja de registrar el sabor de la lingua alla livornese. De’… Boia… Boia de’!… Me ducho con agua fría y bajo a una terraza. La camarera me toma por una turista francesa y me da los buenos días en tan bella lengua, bonjour madame, qu’est que vous voulez? Yo sonrío y le contesto en italiano. Buongiorno, vorrei un caffé, per favore. E una schiacciata all’ olio di oliva. Grazie. Prego. Arde el pavimento. Treinta grados a las siete y media de la mañana, el sol ya nos advierte de su fuerza a mediodía. Una bruma espesa como una panza de burro reposa sobre la ciudad dormida. Ensimismada en mil sensaciones, doblo la mente como un pañuelo y lo guardo en el pecho con sus trozos de amor, me aventuro al reto de un nuevo día con la mirada puesta en un cielo blanco de golondrinas. De repente, en la mesa de al lado, un joven se sienta a desayunar. Morenazo de rostro gitano, comienza a liarse un cigarrillo mientras habla por el móvil con un castizo acento andaluz. El ascua y la sangre de sus palabras invaden mi alma. Puro flamenco. Charlamos. Es músico y hace escala en Pisa, camino de las islas griegas en el mar Egeo. Las partituras, me dice, no pueden disecarse, hay que abrir las ventanas para que entre el aire. Certo. Como dice Izane, así son las cosas, en un soplo de luz fugaz que nos lleva y que nos trae, esa orquesta que nos salva la vida bailando en manos del azar. El alfabeto de la verdad siempre en busca de otros ritmos. Buona giornata, arrivederci! 

Teresa Iturriaga Osa

Via Santa Bona, Pisa. Junio 2022.

 

jueves, 2 de junio de 2022

 


Los colores de Sira

 Por Teresa Iturriaga Osa

 


Es increíble lo que tus trazos me sugieren,

yo no he visto nunca unos dedos tan largos como los tuyos

que sólo tú sabes bien de dónde salen,

desde dónde se generan desde qué lugar nos llegan,

y por qué vienen y llegan siempre al llamado…

a arrullarme la tristeza…

Los he visto despegar aterrizar

desde tu casa,

dedos de colores invasores que me han subido

al circuito feliz de un carrusel,

al coche de hora

con el duende del viaje más recóndito de tu fantasía,

ése que tiñe de pastel la crueldad,

el que corre y ríe mientras alguien muere,  

el que me reconforta.

 


Recuerdo a Sira Ascanio, sus colores, su magia y su rostro de niña eterna. Y quiero comenzar mi pequeño homenaje a esta gran artista canaria con el poema Los colores de Sira, inspirado en una obra digital que me envió en 2009 para ilustrar mis textos. Entonces me sumergí en sus trazos y escribí desde ese espacio sin límites que sobrevolábamos juntas sobre el mar de Las Canteras. Escondido en su fondo, un océano de amor, seres vivientes submarinos, ondas y palabras que reflejaron mi emoción a través de su arte fundido con el cosmos. Era entonces como ahora un tiempo de pateras que a diario dejaba muertos en las costas canarias; en cualquier rincón rugía un destino de desolación y olvido para los inmigrantes africanos. Porque aquella mujer bellísima que derramaba elegancia a su paso, era una mujer hipersensible, preocupada por la humanidad en su vida cotidiana. Y todas las personas que tuvimos la suerte de conocerla en el mismo ambiente isleño, sabemos que su música no era de este mundo gris y financiero, sino que pertenecía a otra dimensión llena de luz y sueños. Ella extraía de la realidad un ritmo, un balanceo creador, un fuego seductor que le confería el sentimiento de universalidad.

La primera vez que vi a Sira Ascanio fue en 2006 en el Centro de Iniciativas Culturales de la Caja de Canarias con motivo de la presentación del libro Que suenen las olas, una antología de relatos que dirigí y coordiné con textos de mujeres de Canarias y Marruecos, patrocinada por la Obra Social de la Caja de Canarias. Me la presentó la escritora Dolores Campos-Herrero, participante del proyecto con un cuento ilustrado por Sira. Y desde ese momento, sus fotografías y diseños en formato digital acompañaron mis poemas y relatos, tanto en publicaciones impresas como en plataformas de internet. Nuestra amistad fue creciendo en aprecio y colaboración cultural con títulos como Poemas del misterio, La maga Bernarda, Creo, Mujeres al viento, Rastro de un sueño entre ballenas, etc.

Cabe destacar que Sira Ascanio siempre tuvo interés en desarrollar su creatividad artística en defensa de la dignidad humana. En nuestras conversaciones en las terrazas del muelle deportivo de la Avenida Marítima -–uno de sus lugares preferidos para compartir experiencias personales con unas tapas y una copa de vino-–, solía mostrarme fotografías de pateras que llegaban al muelle, restos de los habitantes del fracaso que no habían alcanzado la tierra prometida. Por aquel entonces, yo acababa de traducir un ensayo titulado Modou modou, el emigrante senegalés, de Seydi Ababacar Mbaye (Ed. Anroart, Las Palmas de Gran Canaria, 2005) y le conté la historia real del joven senegalés de quince años que se había encaramado a la rueda de un Airbus creyendo que las alas de aquel pájaro le llevarían al cielo de los toubabs, al gran mundo del hombre blanco. Con la fuerza de su Diom senegalés, esa voluntad que le habían inculcado desde niño como virtud para enfrentarse al sufrimiento, quiso arriesgar su propia vida. Buscar una solución para sacar adelante a su familia era una cuestión de dignidad. Prefirió enfrentarse a su cita con Abdou Diambar -–el ángel de la muerte-– que quedarse entre los suyos como un joven sin futuro, sin sueños, sin nada que llevarse a la boca. Aquella historia le impactó y desarrollamos un proyecto de sensibilización para difundirlo en plataformas digitales con poemas míos ilustrados por Sira. Lo titulamos Sed de palabras.

También diseñó la maravillosa portada y las ilustraciones del libro Revuelto de isleñas (Ed. Mapfre Guanarteme, Las Palmas de Gran Canaria, 2010), una colección de relatos en torno al tema de la escritura y la cocina que escribí junto a Dolores de la Fe. Con sus propias palabras, recogidas en la presentación del libro, ella misma explicaba cómo abordaba su relación con la cocina en la lucidez del ensueño:

Miro al horizonte y veo allá en la lejanía un barquito blanco, le da un rayo de luz, el mar tiene un color azul plomizo. En el cielo ya despunta entre nubes rosadas la luna en cuarto creciente. De pronto, me asalta una pregunta... ¿Qué cenamos hoy?...  Muchos barquitos de papel de periódico navegando por un mar de mil colores... Ya veré… ¿Cómo lograr el azul plomizo, la transparencia del mar...? Me acerco a un kiosco y compro un periódico, todo tragedias, esta noche empiezo a hacer los barquitos de papel y a preparar el lienzo... para cenar, un revuelto de setas... (Sira Ascanio)

Ese mismo año, con motivo del Día Internacional Contra la Violencia de Género, que se celebra el 25 de noviembre, Sira diseñó la portada y cada uno de los relatos del libro Desvelos (Ed. del Cabildo de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, 2010) que escribí basándome en la experiencia de ocho mujeres maltratadas de diferentes nacionalidades que habían vivido en Casas de Acogida del Cabildo de Gran Canaria. Fue un trabajo que puso en valor el esfuerzo de muchas personas por superar la adversidad. 

Y echando la vista atrás, hoy me resulta misteriosamente curioso observar que la portada original de mi primer poemario titulado Gata en tránsito (Ed. Alhulia, Granada, 2011) fuera ilustrada por Sira, aunque la línea editorial al tiempo desechara la propuesta y cambiara el diseño -–quizá por un cromatismo demasiado atrevido y moderno al incluirse un prólogo del maestro J.M. Caballero Bonald–, publicando otro formato más clásico y discreto como era su costumbre. 

Sin embargo, a mí siempre se me quedará grabada en el alma aquella imagen de Sira, reflejo de las aguas multicolores del océano, rojo, verde, índigo… con la profundidad de sus ojos grandes y asombrados.

Levanto mi copa y brindo por Sira Ascanio, para que su vida y su arte nunca caigan en el olvido. Que la lámpara con su aceite esencial arda siempre en nuestras islas, evocando su presencia en las obras futuras.

Las Palmas de Gran Canaria, junio 2022.

 




lunes, 30 de mayo de 2022


Feria del Libro

de Las Palmas de Gran Canaria


Preciosa tarde dominical en la Feria del Libro.

Gracias a todas las personas que se han acercado al stand de Librería Tao

en el Parque de San Telmo a compartir la vida.

Teresa Iturriaga Osa

Con Felicitas Revilla, propietaria de la Librería Tao

Con la escritora Eila Medina

Con Gema Santana

Con Mayuca, Jose y Gema

Con la escritora Macarena Nieves Cáceres 
y la gestora cultural Zoraida Rodríguez

***

sábado, 28 de mayo de 2022

 




Treinta y siete años asomada

a este Atlántico desorbitado,

pudor de Luna y mediodía.

Me salpicas la cara con tus versos salinos.

Pareo de algas.

Charcón donde me miro la locura.

Y ya ni la muerte podrá separarme de ti,

te llevo conmigo,

mar en turbante de plata.

Telar que me salva de orilla a orilla.

Gracias, tierra canaria.

  

Teresa Iturriaga Osa

(Día de Canarias / 2022)



martes, 17 de mayo de 2022

 

LAS HUELLAS DE SIRA


Recibo una llamada de Javier Cabrera, comisario de la exposición que próximamente se organizará en torno a la figura de la artista Sira Ascanio en Las Palmas de Gran Canaria. Me solicita que colabore con todo aquello que ponga en valor el trabajo de esta gran mujer que tristemente nos dejó. Rebusco por toda la casa y en las entrañas del ordenador hasta encontrar tesoros... Obra digital —regalo para ilustrar mis cuentos y poemas— que merece ser expuesta al público.
Por favor, si alguien tiene cuadros de Sira Ascanio, póngase en contacto con Javier Cabrera. Muchas gracias.

Teresa Iturriaga Osa


Desde que se conocieron en el año 2006, las ilustraciones de Sira Ascanio acompañaron poemas y relatos de la escritora Teresa Iturriaga tanto en publicaciones impresas como en plataformas digitales de interés cultural. Entre sus colaboraciones artísticas, destacaron sus aportaciones en defensa de la dignidad humana. En 2010, con motivo del Día Internacional Contra la Violencia de Género (25 de noviembre), Sira diseñó la portada y cada uno de los relatos del libro Desvelos, escrito por Iturriaga basándose en la experiencia de ocho mujeres maltratadas de diferentes nacionalidades que habían vivido en Casas de Acogida del Cabildo de Gran Canaria. Ese mismo año, Sira diseñó la portada y las ilustraciones de libro Revuelto de isleñas, una colección de relatos en torno a la escritura y la cocina, que escribieron conjuntamente Teresa Iturriaga y Dolores De la Fe, con el apoyo de la Fundación Mapfre Guanarteme.


miércoles, 11 de mayo de 2022

 


Vivo sin vivir en mí



        Después de varias horas de viaje en tren desde Barcelona, a lo lejos vi las puertas de Ávila. Hasta allí me llevaba el aroma de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz. Tenía la esperanza de que tan altas palabras llenaran el vacío de mi alma, fuente reseca por una vida inmersa en los estudios académicos, pero descobijada de la música vibratoria y volandera de los maestros de la Mística. Nada me parecía más difícil que conocer el valor de los puntos y las comas, los paréntesis y los guiones, los incisos y los silencios entre líneas. En fin, ahora me encontraba en una extraña encrucijada, me movía muy bien en las aristas de las formas, pero tenía que bucear en el fondo del pozo donde brotan las palabras. Despertar a esa realidad era urgente. Debía empezar de cero, buscar y aprender los principios básicos para interpretar el espíritu que mueve la mano del que escribe tanteando el nombre de lo trascendente. Descifrar los signos de su santa voluntad enseñados quedamente a los atentos. Por supuesto, nada de eso podía encontrarse en las aulas. Y al borde de un peligroso abismo, pluma en ristre, resonaba en mí aquella frase que Teresa de Jesús oyó un día en su interior: “No quiero que converses con los hombres, sino con los ángeles". Por eso quería llegar cuanto antes a la gran sala de la estrella de mar, frente al lienzo norte de la muralla, y sentarme en su quietud. Tocar los manuscritos desde las simas de su voz.


 (Viaje a las fuentes)

Teresa Iturriaga Osa