lunes, 25 de abril de 2011

CONJURO por Begoña Leonardo


Crepúsculos ováricos
menopausias sin pudores
varices irreductibles
impolutas madres del apogeo,
hijas de cimbreantes cuerpos
mujeres deseo
mujeres que arden
mujeres que claman,
irredentas mujeres.
Mujeres inmortales
mujeres promesa...
Diosas todas
paganas todas.

Yo,
la hija de la ira y el perdón
la hija de la lujuria y el abismo
la del estigma
la del don.
La hechicera,
os convoco
consagradas
veneradas todas,
os convoco
al clímax perpetuo
a la sublimación de los sentidos
al éxtasis,
un orgasmo irreverente
esplendorosamente femenino.

Del libro "No frenes la lengua de los pájaros"

6 comentarios:

  1. Muy profundo el poema.
    Te felicito, me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Precioso Begoña, potente, poderoso, mujeroso!

    ResponderEliminar
  3. Olé nuestros coños!!!

    Periquilla dixit (the truth forever).

    ResponderEliminar
  4. me gusta, me gusta
    el orgasmo irreverente, como se debe, y todo lo demás. Besos BEgoña.

    ResponderEliminar