jueves, 15 de septiembre de 2016

 
SABOR A TÉ
 
 Teresa Iturriaga Osa

 
 
Fotografía de Pili Albertos
 
 
 
Es increíble que sin haberla conocido personalmente, solo a través del mundo virtual, tantas personas hayamos podido sentir estos meses la muerte de la poeta Pili Albertos como un auténtico latigazo de vacío. Ocurren cosas así en el espacio vibratorio de las ondas... Ocurren, sí, ocurren, aunque no encajen en la lógica de lo convencional.

 
 Mi poema a ti, alma fuerte, in memoriam.

*

<<Sabor a té>>



*
De repente, llegaste envuelta en tu jaima.
*
Bajaste despacio por cuerdas de azar.
Desplegando partículas,
vibraron tus lazos azules
en casas sedientas de adobe,
y juntas gritaron 
-¡y muy alto!- 
ese verso libre de Tinduf a tu lado, 
cantando con palmas y dunas.
*
Se encendió la luz, vergel o desierto.
*
Tu rostro en blanco y negro,
reflexión silenciosa del hambre, espanto,
galope de voz a las puertas, fronteras del miedo,
ante los oídos sordos al clamor.
Un extremo de la comba sobre las minas,
frente a las armas, un chacal, un erizo.
Los pies borraron rayuelas antiguas.
Y una niña pintó con tus ojos un sueño con tiza.
*
De repente, la ausencia. 
*
Te llevaste contigo la jaima,
ocho mantos de oasis, una gran orquesta con noche
y toda clase de esencias, lebjur, sedas, barrads, 
alfombras, cojines... hasta el genio y la lámpara.
Un sorbo final con virutas de té.
Maestra de la algarabía, latido a latido,
fuiste trémulo mar de abrazos en cada línea, 
tilde de bondad tu vida entera.
Aquí seguimos, sí, huérfanos de buenos días. 
*
Sentados en el suelo, un círculo te nombra, 
levantando sus kisans hacia ti.
Tu memoria escancia estrellas.
Va este brindis de hierbas, roce de piel y espuma, 
contigo placer enamorado.
El primero, amargo como la vida.
El segundo, dulce como el amor.
Y el tercero, suave como la muerte.

*

miércoles, 14 de septiembre de 2016


Días de leche y miel

Teresa Iturriaga Osa

 


Esta no es una buena noche para mí
y, justamente, apareces tú en medio de la tristeza.


Cae una nube de tules
como vahos de ventanas,
álbumes en sepia se abren de par en par
y escancian ojos de garza.


... Año tras año, llevo tus mares prendidos en el pelo,
esos besos acercándose al oído,
ronroneando sueños...


Cuando duerme una cuna despacio,
sus brazos se estiran en tallas de ángel.
Crecen fuertes, flexibles por un pecho de leche y miel
que alimenta hasta los huesos.
 
 ¡Vuela! Los tambores te bailarán el alma
hacia países donde nunca vence el frío.
 
 
 
(Art by Micheo)

martes, 13 de septiembre de 2016


SIN EL DEDO DE DIOS
 
Teresa Iturriaga Osa
 
 
Hacía mucho tiempo que Estela no veía el arco iris. En la atmósfera sucia de humores, miraba al cielo y le llovía encima la decepción del azul. Pero en el sueño se le había revelado una enseñanza. Ya era hora de encontrar su camino coralino incrustado en las rocas y hacerse una barrera natural en alta mar. Vivir en la frontera, entre la arena y la fosa, entre el agua y el aire como mujer adiestrada, mujer salvaje. Una mujer que transmutara los fracasos de la vida en ozono interior. Buscaría la esencia de la mujer-arrecife, piedra vestida de algas, refugio de moluscos, peces y crustáceos. Mesa y mantel oceánico. Hombre y mujer: difícil laberinto. Pero, sobre todo, y lo más importante, Estela se preguntaba a todas horas sobre qué era una mujer y de qué elemento o material se componía. Ella no quería estar hecha de aire porque le faltaría peso. Tampoco podía ser tierra, porque le faltaría lucidez y millas de perspectiva. Así que tenía que descubrir por sí misma los infinitos matices de la luz en aquel ecosistema planta-flor-roca-pólipo, con agujeros y remolinos de naturaleza híbrida perfecta.

(Fragmento del relato, en edición)


Teresa Iturriaga Osa nace en Palma de Mallorca en 1961. Comprometida en su juventud con movimientos por la paz y la no-violencia gandhiana, formó parte de la primera Comunidad del Arca de Lanza del Vasto creada en España, en la que vivió cinco años. En 1985 se traslada a vivir a Las Palmas de Gran Canaria, donde reside actualmente.
Tras finalizar la carrera de Traducción e Interpretación en la ULPGC, en 1999 obtiene el número uno de la Comunidad Autónoma Canaria por su expediente académico universitario, obteniendo una beca de cuatro años del Gobierno de Canarias cofinanciada por el Fondo Social Europeo para la realización de su tesis doctoral centrada en la traducción especializada del periodismo de viajes en la década de los noventa. Como Doctora en Traducción e Interpretación, ha sido invitada a presentar los resultados de su investigación en seminarios y proyectos europeos de la ULPGC, el CSIC o el Instituto Cervantes de París.
Publica en prensa, revistas literarias y portales digitales. En 2004 es directora cultural, coordinadora y autora de una serie de entrevistas de interés etnográfico compiladas en el libro Mi playa de las Canteras. En 2005 traduce Modou Modou, el emigrante senegalés, un ensayo sobre el drama africano, de Seydi Ababacar Mbaye; y colabora como traductora en las webs de noticias africanas www.laveudafrica.com y www.africainfomarket.org.
En 2005 presenta el relato Hurto blanco en Orillas Ajenas. En 2006, Namoe en Hilvanes y, en 2007, El violín y el oboe en Fricciones. Publica Tu nombre es Véronique en el libro Que suenen las olas, una colección de relatos de escritoras canarias y marroquíes, de la que fue coordinadora, realizando la adaptación de los textos árabes al español. En 2008 presenta la colección en el Instituto Cervantes de Rabat y en la Universidad de Kenitra. Ese mismo año, también imparte conferencias sobre literatura femenina con la escritora marroquí Leila Chafai en unas jornadas organizadas por la ONG Asamblea de Cooperación por la Paz ACPP en diversas bibliotecas e instituciones públicas de Castilla-La Mancha.
Gana el III Certamen Internacional de Poesía El verso digital 2008. Publica Juego astral, ocho relatos breves de género fantástico. En 2008 también obtiene el primer premio del III Certamen de Poesía Encuentros por la Paz.
En 2009 aparece Yedra en vuelo en la colección de autores canarios Acordes armoniosos. En el libro colectivo El ojo Narrativo. Ecos [2] participa con el relato El mandala de Malick y en Doble o nada con el relato Tumulto de trazo y latido. Asimismo, su poesía se incluye en la antología Madrid en los Poetas Canarios.
En 2010 escribe Revuelto de isleñas con Dolores De la Fe, una colección de relatos en torno a la escritura y la cocina. Simultáneamente, con motivo del Día Internacional Contra la Violencia de Género, el 25 de noviembre, presenta el libro Desvelos, con relatos inspirados en las experiencias de ocho mujeres de diferentes nacionalidades en la red de recursos de las Casas de Acogida del Cabildo de Gran Canaria.
En 2011 presenta su poemario Gata en tránsito, prologado por J. M. Caballero Bonald. Continúa su fase narrativa con una serie de relatos en varias antologías: Lavirotte al azar en París (2012) y Rosas rojas para María Walewska en Mujeres en la Historia I (2013).
En 2014, publica el poemario Campos Elíseos, prologado por Vicente García Hernández.
En 2015, presenta el relato Leonora, la divina loca en Mujeres en la Historia II y la colección narrativa En la ciudad sin puertas, que incluye los últimos cuentos escritos con Dolores de la Fe , con prólogo de J.J Armas Marcelo. Y en 2016, el relato La espiral de Germaine en la antología Mujeres en la Historia III y, a continuación, Veneno de Tórtola en Casa de fieras. Este año publica también una miscelánea de poesía y prosa en su libro titulado DeLirium, prologado por Emilio González Déniz. Ha trabajado en gestión cultural, investigación, traducción, portales digitales y radio.
 
--------Poesía-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sobre el andén (Premio El Verso digital). 2008 Gata en tránsito (prólogo de J. M. Caballero Bonald). 2011 Campos Elíseos (prólogo de Vicente García Hernández). 2014 DeLirium (poesía/prosa; prólogo de Emilio González Déniz). 2016
---------Narrativa/Relatos--------------------------------------------------------------------------------------------------------------Juego astral. 2008 Revuelto de isleñas. 2010 Desvelos (contra la violencia de género). 2010 En la ciudad sin puertas (prólogo de J. J. Armas Marcelo). 2015
----------Obras colectivas----------------------------------------------------------------------------------------
Orillas Ajenas (relato “Hurto blanco”). 2005 Hilvanes (relato “Namoe”). 2006 Fricciones (relato “El violín y el oboe”). 2007 Que suenen las olas (relato “Tu nombre es Véronique”). 2007 ECOS (2) El Ojo narrativo (relato “El mandala de Malick). 2009 Literatura y música: Acordes Armoniosos (relato “Yedra en vuelo”). 2009 Madrid en los poetas canarios (varios poemas). 2010 Doble o nada (relato “Tumulto de trazo y latido”). 2010 II Espiral Poética por el Mundo (poema “Desamparo”). 2011 VII Edición de “Escritos a Padrón” (poema “El vuelo de la madeja”). 2012 París (relato “Lavirotte al azar”). 2012 Mujeres en la Historia I. 1800-1940 (relato “Rosas rojas para María Walewska). 2013 III Espiral Poética por el Mundo (poema “Caderas”). 2013 Mujeres en la Historia II. Desde 1940 (relato “Leonora, la divina loca”). 2015 IV Espiral Poética por el Mundo (poema “Descanso”). 2015 Mujeres en la Historia III. La Ilustración (relato “La espiral de Germaine”). 2016 Casa de fieras (relato “Veneno de Tórtola”). 2016
----------Etnografía--------------------------- Mi playa de las Canteras (entrevistas, reportajes y artículos). 2005
----------Traducción----------------------------------------------------------------------------------------------
Tres traducciones de la obra History of the Conquest of Mexico, de William H. Prescott. 2002    
Traducir e interpretar: visiones, obsesiones y propuestas. 2005 Modou Modou. El emigrante senegalés (ensayo de Seydi Ababacar Mbaye). 2005 A medio camino (poemario de Véronique Tadjo en edición).
 
***

domingo, 31 de julio de 2016

 
POESÍA
 

 
 
            TRONO PARA DOS


          Me preguntas por el silencio
y te respondo: 
...
...
lo escucho.

          Tu cabeza se apoya en mi cuello, 
giras tus aspas con una multitud de ondas libres 
y lanzas chispas al cielo.

          Dime si quieres escucharlo conmigo. 
Apacigua la mente, 
es el lugar, el tiempo preciso.

          Creo que en este pozo de mar
podemos jugar a la vida y 
sentarnos en un trono de sirenas aún vacío.

          Aquí duerme callada la piedra.
Como un delantal blanco,
los siglos arrugan su piel de astro.

           Dime si sientes el silbido de la roca,
la energía del granito al chocar con esas olas.
...
...
Dime.


 Las Coloradas, Gran Canaria, julio 2016.
 
 
Teresa Iturriaga Osa
Doctora en Traducción e Interpretación por la ULPGC (Canarias, España). Trabaja en periodismo cultural, sociología, radio, poesía, ensayo, relato, traducción. Libros publicados: Mi Playa de las Canteras, Juego astral, Yedra en vuelo, Revuelto de isleñas, Desvelos, Sobre el andén. Gata en tránsito, Campos Elíseos, En la ciudad sin puertas y DeLirium. Se incluye en las antologías: Orillas Ajenas, Hilvanes, Fricciones, Que suenen las olas, Ecos II, Doble o nada, Espirales Poéticas, Madrid en los Poetas Canarios, París, Mujeres en la Historia I-II-III y Casa de Fieras.
 
 

martes, 7 de junio de 2016

 
 
VENENO DE TÓRTOLA
Teresa Iturriaga Osa
 
 
Tórtola Valencia, pintura de H. Anglada-Camarasa, 1912.
 
(...) Algunas gentes del lugar vieron salir de la casa a una mujer cubierta con un manto púrpura y la mirada perdida. Olvidar, caminar y no mirar atrás fue para su heredera la única forma de seguir arrastrando los pies... Pasar página y desaparecer. ¿Pero cómo respirar sin ella y arreglarse para el festín del día a día? ¿Cómo recobrar la ilusión de la tarde, cuando leían Las mil y una noches enroscadas entre sábanas hasta el amanecer? ¿Cómo hacer que el duende llegara otra vez al tálamo de orgasmos de su vida? Nada más difícil.
 
********
 
Fragmento del relato inspirado en la vida de la gran artista española -bailarina, coreógrafa, actriz, diseñadora, pintora- Carmen Tórtola Valencia (1882 – 1955), que rompió los moldes tradicionales de su época.

(Próxima edición)

sábado, 28 de mayo de 2016

 
POESÍA
 
Teresa Iturriaga Osa





 
 
Bahía feliz
 
 
 
Siéntate a mi lado en este Sur de esquina soleada,
en esa cueva sobre añicos de cristal.
Mira al niño, alma cabello de ángel,
cruza la playa, se sienta en su rodilla maternal.
Ahora lanza una botella 
al galope del caballito de mar.
Un deseo, dos deseos, tres deseos... 
y el poniente le hace un gesto.


Pasa la tarde tumbado en su camita de coral.
Nada por aquí, nada por allá...


¿Pero quién te dice a ti
que la luz no se hace duende en una ola, 
sí, ¡una graciosa ola!,
y no es ella la que rompe candorosamente
el preciado refugio del sueño?
Un diamante rojo,
un huevo turquesa,
una bolsa de tesoros.


Escucha el crujido de las conchas,
el azul vive conmigo.


Navega su mensaje, navega, 
navega en unos labios surferos 
que leyeron sus letras en altamar.
Acércate, gran susurro, 
envuelta tu cara en diamantes, estela y tabla veloz.
La noche ya huele a talco, 
durazno y beso de niño, 
piel de índigo del brazo de su arquero mayor.

 
 
*********
 
 
 

martes, 17 de mayo de 2016

 
Relato
 
La primera cereza
 
Teresa Iturriaga Osa
 
 
                                                                                                                                   Foto/ María Del Río
 
 
         Me dices que la primera cereza ha explotado por sorpresa ante
tus ojos. Seguramente, ha estado esculpiendo su forma desde
dentro, con un buril de silencio, sin exhibirse en traje de boda
primaveral, así como les gusta a los árboles, que alimentan su carne
vegetal con pequeñas dosis de paz, savia y cielo. Sólo los insectos
bajo el aura naranja del caqui, sólo las fugaces luces de la campiña
elbana conocían su secreto. Rex y nadie más. Y ahora llegas tú,
alborotada de gracia, con ese desparpajo de ser libre que te lleva y
que te trae por los huertos, y embobada, curioseas los troncos con
tu mapa desplegado. Mujer pirata. Deslizas un dedo y se te sube al
hombro el caracol mientras un bostezo de limacos va alfombrando
tu cuerpo. Ahuyentas con palmas el ataque de una hormiga y, loca
a la Toscana, por los brazos le creas una rampa de huida. Oruga a
oruga, despejas la piel del camino. No quieres que nadie dañe a esa
niña bonita, cereza atrevida que desafía la mañana con su brillo,
flamígero espejo en el que tu alma ya se mira.
 
 
                                                  *********