viernes, 28 de julio de 2017

 
 
POESÍA
 
 
 
 
A una señal



Yo no sé por qué 
estampas tu fruta
contra las rocas del gin-tonic.

Podrías trazar otro punto de derrota
y yo sabría surcarte
por estima.

Solo tienes que mover un peón,
paso libre
a la emperatriz.
 
Un, deux,
trois.
Et voilà!
 
 
Teresa Iturriaga Osa
 

 

domingo, 16 de julio de 2017

Ciboure 
          La bahía está llena 
                            de corsarios.

           Su rostro añil vestido de Sol
se transfigura ante mis ojos.
           Buscan respuestas.

           Desde la Torre de Sokoa una aguja
cose la llanura de un capricho.
Y un cartel de gran formato anuncia:
            Nadie es de nadie.

           Arden dos veleros afrontados.
Se hace tarde magenta en útero,
en dique, en Bolero de Ravel,
                 sangre que tiembla.

           Todo se forma a golpe de timón.
Las olas crecen y llegan y asfixian,
           una playa se me deshace a plomo.

            Pero no seré yo botín de Luna
                                                con licencia.

Teresa Iturriaga Osa


                               
          Saint-Jean-de-Luz, julio 2017.
 
***