sábado, 28 de junio de 2014


LA FUERZA DE LA PALABRA

Por Teresa Iturriaga Osa
 
 


 
        Sigo creyendo -a pesar de los tiempos que corren- en la fuerza de la palabra como lugar de encuentro entre semejantes y diferentes. Una sociedad democrática se diferencia de cualquier oligarquía en su modo de resolver los conflictos, en sus argumentos para dar sosiego y respuesta a las quejas, opiniones o sentimientos de razón contraria. Por ello, la palabra es una herramienta indispensable en la construcción de una civilización de paz, sin las viejas estrategias del bruto. La palabra establece las bases de una sociedad en la que puede desarrollarse sin freno la cultura. De ahí la importancia de los foros de expresión. Sabemos que comunicarse con los demás es un signo de madurez, aunque muchas veces no nos apetezca salir de la reclusión y hablar con el otro, pero así se vence la gravedad y el autismo que nos enferman poco a poco hasta morir de aislamiento. En ese sentido, utilizar la pluma se convierte en una especie de arte de la esgrima, una técnica oriental en la que todos deberíamos ejercitarnos para ofrecer soluciones. Porque escribir, en definitiva, expresarse, es luchar con eficacia, como quien tiende "una mano de hierro en guante de terciopelo", nos dicen los maestros orientales.

        La libre expresión nos educa en la tolerancia, una escuela de respeto que nos ayuda a aceptar todas las visiones y a no ser absorbidos por un sistema que anula tanto el espíritu crítico como el de consenso. Nos referimos al pasotismo, a la dejadez y al estado de idiotez en el que se sumergen las sociedades occidentales a pasos agigantados. Es el letargo al que nos va llevando la consagración del mito de plástico en una sociedad de consumo donde se valora más la silicona que una buena gimnasia de neuronas. Asistimos, día a día, a un mercado de espectáculos donde los sentimientos cada vez tienen menos cabida y la nada avanza sin fe en lo humano. El escritor Pedro Salinas ya lo expresaba así en el ensayo titulado "El defensor" (1948):

 
"No habrá ser humano completo, es decir, que se conozca y se dé a conocer, sin un grado avanzado de posesión de su lengua. Porque el individuo se posee a sí mismo, se conoce, expresando lo que lleva dentro, y esa expresión sólo se cumple por medio del lenguaje. Hablar es comprender, y comprenderse es construirse a sí mismo y construir el mundo. A medida que se desenvuelve este razonamiento y se advierte esa fuerza extraordinaria del lenguaje en modelar nuestra misma persona, en formarnos, se aprecia la enorme responsabilidad de una sociedad que deja al individuo en estado de incultura lingüística. En realidad, el hombre que no conoce su lengua vive pobremente, vive a medias, aún menos. ¿No nos causa pena, a veces, oír hablar a alguien que pugna, en vano, por dar con las palabras, que al querer explicarse, es decir, expresarse, vivirse, ante nosotros, avanza a trompicones, dándose golpazos, de impropiedad en impropiedad, y sólo entrega al final una deforme semejanza de lo que hubiese querido decirnos? Esa persona sufre como de una rebaja de su dignidad humana. No nos hiere su deficiencia por vanas razones de bien hablar, por ausencia de formas bellas, por torpeza técnica, no. Nos duele mucho más adentro, nos duele en lo humano; porque ese hombre denota con sus tanteos, sus empujones a ciegas por las nieblas de su oscura conciencia de la lengua, que no llega a ser completamente, que no sabremos nosotros encontrarlo. Hay muchos, muchísimos inválidos del habla, hay muchos cojos, mancos, tullidos de la expresión".

 
        Por consiguiente, hay que volver a los orígenes. La palabra es nuestro camino de evolución como especie, es lo que nos eleva por encima del reino de las bestias. No lo duden: la palabra es el futuro.

 
 


3 comentarios:

  1. Ese origen al que has vuelto es la propiedad mas grande que tiene nuestra especie : El diálogo inteligente... ese es el camino.

    ResponderEliminar
  2. Cómo no apoyar este llamamiento a la evolución y a la elevación del ser humano mediante el ejercicio de "la palabra"?
    Nunca sobra defenderlo, así que gracias por este post al cual uno mi voz.
    Yvonne

    ResponderEliminar